• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
942 253 275

Causas del hipo y cómo hacer que desaparezca (II)

Como hablamos en el anterior post el hipo se produce por un movimiento brusco e involuntario en el diafragma. Este puede comenzar sin una causa aparente, pero lo normal es que exista algún factor que altere el funcionamiento del diafragma, como por ejemplo:

• Comer en exceso y/o demasiado rápido
• Cambios bruscos de temperatura del cuerpo
• Algunos medicamentos
• Posibilidad de padecer algún tipo de enfermedad que irrite el nervio frénico, encargado del movimiento del diafragma. Estas enfermedades pueden ser entre otras la pleuresía (irritación o inflamación de la pleura, revestimiento alrededor de los pulmones) o la neumonía.
• Comer alimentos muy calientes o picantes
• Beber alcohol, refrescos u otras bebidas gaseosas
• Fumar
• Situaciones emocionales, como excitación, ansiedad o nerviosismo
• Trastornos metabólicos, hinchazón o irritación del estómago o la garganta, trastornos del sistema nervioso central, tumores o enfermedades cerebrovasculares, etc.

Se puede actuar a tres niveles para intentar que el hipo desaparezca
1. Respiración. Algunos ejercicios pueden ayudar, como aguantar la respiración durante algunos segundos o intentar bajar el ritmo de esta. También hay un ejercicio de respiración que sirve para presionar el diafragma: respirar hondo para alcanzar el espacio situado debajo de las costillas.
2. Diafragma. Actuando directamente sobre él, se podrá calmar el hipo. Uno de los ejercicios consiste en tumbarnos en el suelo y llevarnos las rodillas al pecho, manteniendo esta postura durante un par de minutos. También podemos agacharnos hacia delante y tratar de tocar los pies con las manos, lo que hará que se comprima el pecho y se alivie el espasmo.
3. Distracción. Si nos olvidamos de él, probablemente desaparezca solo. Hay varios métodos que consisten en que cuando hay algo que nos llama mucho la atención el cuerpo entra en alerta y el diafragma se relaja. Entre ellos está el del susto, comer una rodaja de limón, chupar hielo o tomar una cucharada de azúcar y mantenerla en la boca hasta que se deshaga. Lo normal es que el hipo acabe despareciendo solo, de no ser así es recomendable que vayamos al médico ya que puede tratarse de otro problema.