• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
942 253 275

¿Cómo daña el tabaco a mi aspecto físico?

Todos sabemos que el tabaco ocasiona daños en nuestros pulmones o corazón entre otros órganos. Pero además de esto, es perjudicial para nuestro aspecto físico.

¿Cómo actúa el tabaco sobre nuestro físico?

El humo caliente del tabaco tiene un efecto perjudicial directo por contacto sobre la piel y las mucosas oral y nasal. Todas las sustancias tóxicas inhaladas llegan a través de la sangre a todos nuestros órganos incluida la piel. Estas sustancias alteran la oxigenación tisular, la cicatrización, la inflamación, la inmunidad y el sistema endocrino entre otros.

Aspectos de nuestro físico que daña el tabaco:

Arrugas. La aparición de arrugas debidas al tabaco se debe a: la deshidratación, disminución de síntesis de colágeno y disminución de la oxigenación de los tejidos al disminuir el flujo sanguíneo de los tejidos. Los fumadores tienen hasta 4.7 veces más posibilidades de tener arrugas faciales que los no fumadores.

Piel. La piel de un fumador está deshidratada y tiene un aspecto apagado y cetrino. Se produce un envejecimiento acelerado que además se acentúa con la radiación solar. Los tóxicos del tabaco son los responsables de la flacidez y el descolgamiento.

Cabello. El monóxido de carbono reseca el pelo haciéndolo poroso y quebradizo. Además produce caída capilar y algunos estudios apuntan a una relación entre el consumo del tabaco y el aumento del pelo cano prematuro en hombre y mujer. Uñas. El alquitrán y la nicotina se acumulan en las uñas dándoles ese color amarillo tan característico del fumador.

Boca. El tabaco produce manchas en los dientes e incrementa la placa bacteriana y aumenta el riesgo de caries y gingivitis. Además el tabaco es una de las principales causas del mal aliento.

Cicatrices. La nicotina del tabaco disminuye el flujo sanguíneo y la producción de colágeno, lo cual altera los procesos de cicatrización.